Poniendo a prueba: champú camomila de Klorane

Hola chicas!:

Toca post nuevo y voy a aprovechar la ocasión para hablar de un producto del que no suelo hablar mucho en el blog: un champú. Ya que sé que es un producto básico pero no suelo tratar mucho el tema de los productos capilares por una simple razón: casi ninguno me va bien. De hecho, me cuesta bastante encontrar un champú medianamente decente y que me deje el pelo con un aspecto aceptable.

Y es que mi cabello es un desastre y un poco toca-narices: si uso un champú normal me suele quedar reseco y difícil de peinar, si uso uno más hidratante o me queda grasiento y aplastado o por alguna rara reacción le pasa lo contrario y se reseca y se encrespa aún más…no hay quien lo entienda. Además tampoco es que me dure mucho limpio…es un asco vamos jejeje.

 

Pero a pesar de todo eso, hoy voy a hablaros de un champú. En concreto del champú de camomila Klorane Chamomile:

 

 

Cuando era pequeña era casi rubia y tenía tirabuzones (jejeje) pero con el paso del tiempo se me fue oscureciendo el cabello hasta llegar a ser un castaño medio que tampoco estaba mal. Recuerdo que solía hacer una infusión de manzanilla (a lo grande: un olla con varias bolsitas de la infusión) y usaba ese agua en el último aclarado cuando me lavaba el pelo. De esa manera mantenía brillantes y vivos los mechoncillos de cabello que aún seguían siendo rubios. Por supuesto, con el tiempo dejé de hacerlo (que mala es la pereza) y a día de hoy mi cabello es más tirando a castaño oscuro, opaco y sin ese brillo que le daban esos pelillos dorados.

Y ya que viene el verano, la luz del sol y esas cosas he pensado en intentar dar un toque de luz a mi pelo 😉

 

Antes de nada decir que no pretendo volverme rubia con un champú ni nada por el estilo jejeje. De hecho no me gustaría nada de nada, lo que quiero es que esas hebras de pelo doradas que aún están por ahí (algunas quedan) estén más brillantes y sean más visibles.

 

¿Y por qué camomila?.

 

Pues por pura ciencia natural: las flores de esta planta contienen una sustancia llamada apigenina, un flavonoide vegetal. Su forma de actuar es sencilla: contiene pigmentos naturales amarillos que, lavado tras lavado, se depositan en las escamas de las hebras capilares proporcionando reflejos dorados naturales.

Es un tuco muy viejo, desde tiempos inmemoriales se ha utilizado para resaltar los cabellos rubios y para lograr que el cabello de los niños no se oscurezca con el paso del tiempo como me pasó a mi.

 

¿Y funciona?.

 

Debo decir que no lo estoy usando de forma intensiva, solo lo uso como “tratamiento especial” una vez  a la semana. Aún así ya he comenzado a notar cambios: cuando miro mi coleta de cerca ya no veo todo el pelo del mismo color sino que distingo pelitos más claros, doraditos e incluso alguno cobrizo. Además el cabello está más brillante en general y bastante suave. Me gusta el resultado, además la aplicación es bastante agradable ya que huele genial y hace bastante espuma. El único punto negativo que le he encontrado es que noto que el pelo me dura menos tiempo limpio. Creo que me hidrata demasiado y acaba engrasándose antes. Aún así me gusta bastante y además combinándolo con otro champú evito ese efecto y me beneficio de sus resultados.

 

Así que ya sabéis: si tenéis el cabello rubio o castaño (no funciona en cabellos negros) y queréis darle vida y resaltar esos reflejos dorados probad la línea de camomila de Klorane.

 

Besos y feliz finde!!!.

Besos y gracias por leerme! ♥

 

PD: Se parte de Los Mundos de Caroline!: comparte, sugiere, suscríbete, colabora, ponte en contacto conmigo para contarme que te gustaría ver o si tú y tus productos queréis aparecer en la página.
Sin ti éste blog no existiría.
Además si no quieres perderte ninguna novedad, unboxing y demás puedes seguirme en Facebook haciendo click aquí y en Instagram haciendo click aquí. Juntos conseguiremos que este pequeño espacio se convierta en algo grande. Cuento contigo ^_^

Fragancias de Primavera: Daisy Eau So Fresh de Marc Jacobs

Hola chicas!:

Aquí estoy con vosotras un día más para hablaros de un tema que me apasiona: los perfumes. El mes pasado comencé una pequeña serie de post sobre fragancias, que a mi juicio, son primaverales. Comenzamos con Be Delicious de Donna Karan y hoy le toca el turno a un perfume de la firma Marc Jacobs.

 

 

Con solo ver la imágenes promocionales de la firma ya notamos ese aire a primavera que nos evoca la fragancia y su frasco. Por cierto, esta fragancia no es otra que Daisy Eau So Fresh de Marc Jacobs.

 

Este perfume fue lanzado en el año 2011 y cuenta con las siguientes notas en su pirámide olfativa:

 

  • Notas de salida: pomelo, notas verdes, frambuesa y pera.
  • Notas medias: jazmín, rosa, violeta, lichi y flor de manzano.
  • Notas de fondo: almizcle, cedro de Virginia y ciruela.

 

Calificada como una fragancia floral/frutal Daisy Eau So Fresh es un aroma ligero, jovial, con un toque verde totalmente desenfadado que lo hace perfecto para el día a día. Como siempre suelo decir, cada aroma se desarrolla de forma diferente según el tipo de piel que tengamos, según el clima en el que estemos y demás. Por si fuera poco hay personas que perciben más fácilmente unas notas olfativas que otras. En mi caso Daisy se abre con un aroma fresco y verde en el que apenas percibo el toque frutal….algo que la verdad me molesta un poco. Me encantaría percibir mejor las notas de pomelo, frambuesa y pera ya que me encantan (esas notas fueron una de las razones por las que elegí esta fragancia) pero siendo sincera en mi piel noto más ese toque verde, que por otra parte, no es desagradable en absoluto.

Al poco tiempo comienzo a sentir las notas florales, corazón de esta fragancia,  y que son las que le dan su personalidad propia. Puedo percibir fácilmente el aroma dulzón de la violeta mezclado con un olor también floral pero algo atalcado supongo que proveniente de la rosa.

 

 

¿No te gustan los perfumes?, pues toma ración doble jajaja. Este pedazo de frasco enorme es que el que me trajo Papá Noel a mi petición durante las Navidades pasadas (de ahí el árbol como fondo jejeje). Nada más y nada menos que 125 ml de Daisy Eau So Fresh para gastar y malgastar al gusto 😉

Como veis, aunque el frasco en sí es sobrio el tapón es “happy flower” a tope y logra llevarse la atención de todos. En inglés “Daisy” significa margarita y precisamente son margaritas de varios colores las que coronan este enorme frasco de Marc Jacobs.

 

¿Os cuento un secreto?. A pesar de ser una fragancia floral lo que la hace más adecuada para esta época primaveral, yo comencé a usarla en invierno…si es soy unas ansias y no podía esperar jejeje. A pesar de eso, y al ser tan grande, me he guardado parte para usarla ahora que llega el calor y ver si cambia mi percepción sobre ella. Así que este post va a ser un post abierto, en cuanto usé lo que me queda con otro clima os contaré si me huele diferente y si noto más las notas florales (espero que sí).

 

Por ahora me despido y os deseo un feliz finde.

Besos y gracias por leerme! ♥

 

PD: Se parte de Los Mundos de Caroline!: comparte, sugiere, suscríbete, colabora, ponte en contacto conmigo para contarme que te gustaría ver o si tú y tus productos queréis aparecer en la página.
Sin ti éste blog no existiría.
Además si no quieres perderte ninguna novedad, unboxing y demás puedes seguirme en Facebook haciendo click aquí y en Instagram haciendo click aquí. Juntos conseguiremos que este pequeño espacio se convierta en algo grande. Cuento contigo ^_^